Etapas: Una previsible pero….

¡Qué sensación tan extraña!

He oído decir muchas veces que la historia se repite y realmente me doy cuenta ahora de que es una verdad como un templo.

Aún recuerdo cuando mis padres desde Guatemala me mandaron a estudiar a Madrid. Tenía 18 años y no me dieron otra opción. Había vivido con ellos en varios países y ahora tocaba echar raíces en España.

El pasado mes de agosto me tocó hacer lo mismo con mis dos hijos mayores. Nos hemos venido a vivir a Pekin con la pequeña y ellos tenían que proseguir sus estudios en Madrid.

Son mayores, es ley de vida, sabrán desenvolverse……pero yo sigo viéndoles como cuando eran pequeños y siento un desgarro en el alma que me duele físicamente. Nunca pensé que me llegara tan pronto este momento. Pasan los años y uno no se da cuenta y aunque sepamos que son cosas que acabarán ocurriendo no nos preparamos para ello. Si es que es posible preparase…

Las nuevas tecnologías nos permiten estar en contacto pero ya no es lo mismo. Se ha acabado una etapa. La etapa en la que eramos cinco. En la que salíamos a comer todos juntos los domingos, en la que nos reuníamos en el salón para ver los partidos y pedíamos unos “durums” o “kebabs” para no perdernos ni un segundo, en la que teníamos que coger dos taxis para ir al aeropuerto para irnos a descubrir otras tierras, en la que la lucha por el orden y la organización de horarios en casa estaba a la orden del día. Una etapa en la que la casa estaba llena de vida, de risas y de peleas, de momentos dulces y algún que otro amargo, de charlas, de ruidos, de música….

Presiento que ya nunca volverá a ser así. La vida nos separa y ellos ahora aprenderán a vivir solos, a solucionar su día a día, a construir su propia rutina, su forma de vida … y cuando regresemos, si es que aún siguen en casa, la convivencia será algo complicada porque ya se habrán acostumbrado a ser independientes y hacer las cosas a su manera. Sé que es normal, que es lo que tiene que pasar, pero duele saber que ya nunca será igual.

El poeta Khalil Gibran dice que los hijos no nos pertenecen, que les damos la vida para que ellos sigan la suya propia. Pero aquí, entre nosotros, os diré que yo los siento muy muy míos.

Solo espero haberles dado las herramientas necesarias para que sigan su camino y consigan ser muy felices. Porque al final no cabe duda de que se trata de eso ¿o no?

volar2

 

Anuncios

Acerca de sindemorablog

Si estás residiendo temporalmente fuera de tu lugar de origen te divertirá leer estos artículos y en muchos te verás reflejado. Hemos pasado por esa experiencia y hemos creado este blog para contarla. Asómate a nuestra web www.sindemora.com donde encontrarás servicios de muchísima utilidad mientras estás fuera.
Esta entrada fue publicada en Pensamientos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Etapas: Una previsible pero….

  1. Viviana dijo:

    China querida como te entiendo, es tal cual vos lo describis, creo q lo importante p nuestros hijos es haberles dado buenas raices y herramiemtas p q sepan volar solitos….muy lindo todo como lo describis y que hermosa experiencia de vida
    Besos con mucho cariño
    Viviana Prieto

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s