¡Trinidad y Tobago está en el Caribe!

Llegamos a Puerto España (o “PoS” de Port of Spain como les gusta decir a los twitteros allí),  un 14 de febrero, con 10 maletas, tres adolescentes y un labrador chocolate de 40 kilos.

El viaje había sido largo y agotador, 22 horas incluyendo la frenética e inevitable escala en Miami, pero el nerviosismo por llegar a un sitio nuevo nos mantuvo en forma y llenos de ilusión.

El contacto que nos esperaba en el aeropuerto nos advirtió de que quizás tendría que dar un rodeo porque era  “J’OUVERT” y las direcciones en la ciudad habían cambiado temporalmente, pero estábamos concentrados en los trámites para el ingreso del perro y en la recogida de maletas y a nadie se le ocurrió preguntar qué era eso del J’OUVERT.

Desde el aeropuerto de Piarco a la ciudad tardamos unos cuarenta minutos. Primero por la autovía, la única que cruza el país de este a oeste y luego por una carretera preciosa, Lady Young Road,  que ofrecía unas vistas maravillosas de la capital “by night”.

Esa noche no pudimos pegar ojo y no precisamente por el “jet lag”.A eso de las dos de la madrugada nuestra calle se convirtió sin previo aviso en el lugar mas divertido del mundo. La música hacía retumbar la casa, los cristales de las ventanas vibraban y por encima de la tapia que nos separaba de la calle vimos pasar una ristra de camiones, cada uno con su banda sonora, llenos de gente cantando y bailando, tirando pintura a diestro y siniestro y brindando con cualquiera que cruzara con ellos la mirada.  Y así de entretenidos estuvimos hasta las cuatro o las cinco de la mañana. ¿Sería esto El J’OUVERT? Luego supimos que era una palabra que venía del francés “Jour Ouvert”, (día abierto), o sea, que era el día del ¡todo vale!  ¡Pues claro!

El intenso sol caribeño decidió entrar por la ventana a las seis, y a pesar de nuestros esfuerzos para prolongar el descanso, a las siete y media estábamos todos desayunando.

La curiosidad nos llevó a salir a dar una vuelta…….Estábamos cerca del Savannah, un gran parque de mas de cuatro kilómetros de diámetro, centro de reunión y deportivo de la ciudad. Aquello estaba efectivamente lleno de gente, algo desorientados algunos, un poco pasados de vueltas otros y manchados de pintura y  de barro TODOS.

No pasamos desapercibidos. Nos miraban como si viniéramos de Marte. Europeos descoloridos y por si fuera poco ¡¡impolutos!!La inmensa mayoría llevaba a cuestas  la resaca normal tras una noche de intensa juerga. En Trinidad y Tobago conviven admirablemente un 42% de  afrodescendientes, otro 46% de indotrinitenses y el restante 12% de varios orígenes (chinos, hispanoamericanos, europeos, sirio-libaneses) Una sociedad realmente única en el Caribe. Nosotros pertenecíamos a esta minoría pero  con la peculiaridad añadida de ser las únicas cinco almas que habían aterrizado en medio de la fiesta sin tan siquiera conocer previamente su existencia.

Alguien nos hizo un gran favor al decirnos que estábamos demasiado limpios. Seguían tirándose pintura unos a otros e increíblemente se mostraron híper respetuosos dejándonos volver a casa sin mancha alguna. Algo que nos impresionó y agradecimos sobremanera y que desde luego, no habría ocurrido en ningún otro lugar del mundo ¡Éramos el mejor blanco y nunca mejor dicho!. A partir de ese momento hicimos nuestro lo de  “DONDE FUERES HAZ LO QUE VIERES….”

Los dos días siguientes fue el carnaval, LA FIESTA con mayúsculas del país. Todo se paraliza en pro de la convivencia en la calle, del  ”liming” (o juerga entre amigos) y de las ganas de pasarlo bien. Dos días en los que hasta los delincuentes se dan un respiro y en los que se ve a la gente disfrutar de lo lindo y olvidarse de cualquier problema que pueda tener.

Ese año no pudimos disfrutar del carnaval “trini” como Dios manda, pero pudimos resarcirnos el año siguiente. ¡¡¡Lo mejor del mundo según nuestros tres adolescentes!!!

Y así fue nuestro aterrizaje en Puerto España. Ahora llevamos ya algo mas de un año y todos los consejos y datos recibidos nos han ayudado mucho en nuestras primeras andanzas aquí. Y como lo prometido es deuda, se lo enviamos a sindemora.com para que disfruten con nosotros de lo que hemos preparado juntos durante varias semanas.

Todo fue estupendamente, ¡Gracias sindemora!

tyt

Anuncios

Acerca de sindemorablog

Si estás residiendo temporalmente fuera de tu lugar de origen te divertirá leer estos artículos y en muchos te verás reflejado. Hemos pasado por esa experiencia y hemos creado este blog para contarla. Asómate a nuestra web www.sindemora.com donde encontrarás servicios de muchísima utilidad mientras estás fuera.
Esta entrada fue publicada en Destinos, Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s